El gigante chino de juegos IGG crea su filial europea en Barcelona

Per | 12/04/2018

+ info: La Vanguardia

Enric Cabestany llevaba ocho años trabajando en el extranjero, entre Latinoamérica y San Francisco, y era el director general para Iberia y Latinoamérica de la china Meitu (apps de selfies) cuando regresó a Barcelona a finales del 2017. Explica que enseguida le contactó otra empresa asiática, IGG, para liderar su implantación en Europa. IGG es el segundo desarrollador de juegos más grande de China, con títulos como Lords Mobile y Castle Clash, que tiene 300 millones de usuarios mensuales. “Hicimos un estudio de ciudades, y se ha elegido Barcelona para instalar la sede europea de IGG”, explica Cabestany.

El grupo está tramitando, con la ayuda de Acció y Barcelona Ac­tiva, la creación de la nueva so­ciedad, que debe quedar constituida este mes de abril, y empezará trabajando con las 23 personas que ahora tiene repartidas en los cinco mercados europeos en los que opera: Reino Unido, Alemania, Francia, Italia y España. “Empezamos aquí tres personas, y la idea es ser 60 a final de año”, ­afirma Cabestany.